Los beneficios de la automatización a través de los robots colaborativos (cobots) son muchos: más rentabilidad, productividad, flexibilidad y mayor calidad en los productos terminados.

Dado el actual panorama económico, también son una herramienta competitiva probada, valiosa y accesible para que empresas de cualquier tamaño puedan enfrentar las presiones e incertidumbres del mercado.

A pesar de estas ventajas, existen ciertos mitos alrededor de estas herramientas de automatización colaborativa que han impedido su implementación en distintos sectores industriales del país.

En esta entrada, nos dedicamos a desmitificar algunas de las ideas más comunes, dentro del sector metalmecánico, acerca de lo que hacen y no hacen los robots colaborativos.

Mito #1

La automatización robótica sólo es para operaciones complejas y a gran escala.

Cuando la mayoría de la gente piensa en robots para la industria, a menudo viene a la mente la imagen de una caja grande y pesada utilizada en las líneas de montaje. La realidad es que, con la flexibilidad de los cobots, las empresas tienen la opción de automatizar incluso las tareas más simples. Independientemente de la escala de salida, los robots colaborativos pueden implementarse para procesos repetitivos, manuales o potencialmente extenuantes para los trabajadores, como recoger piezas terminadas de los centros de maquinado o torneado y colocar piezas que serán trabajadas, hasta atornillar, dispensar y soldar.

Mito #2

Los robots reemplazan a las personas

Desde hace mucho tiempo, dentro del sector industrial se piensa que los operadores de máquinas herramienta pierden su empleo a causa de los cobots. Todo lo contrario. Los robots colaborativos resultan ser bastante útiles para los trabajadores, ya que les quitan el peso de realizar tareas agotadoras y repetitivas. De esta manera, los operadores podrán asumir mejores roles y dedicar mayor atención a tareas más delicadas. Por otro lado, con los robots colaborativos ayudando a aumentar la productividad, las empresas a menudo se encontrarán en condiciones de contratar a más personal, creando empleos, no eliminándolos.

Sólo el 10% de los trabajos son totalmente automatizables. Con los cobots, la producción aumenta un 50%, sin pérdidas de empleos. Ninguna máquina puede reemplazar la destreza humana, el pensamiento crítico, la toma de decisiones y la creatividad.

Mito #3

Los robots colaborativos son difíciles de implementar y mantener

Si bien hay algunos robots que son grandes, engorrosos y difíciles de operar. Los robots colaborativos son fáciles de instalar, operar y mantener. Gracias a que son tan compactos y livianos, no hay necesidad de cambiar el diseño de producción al trasladarlos entre tareas. Fácilmente pueden ser instalados y programados todas las veces que sea necesario, además requieren un mantenimiento mínimo.

En RSS Manufacturing y Phylrich, una empresa ubicada en el sur de California, utilizan un cobot UR5 para cargar y descargar piezas en una máquina CNC. La compañía puso el cobot en funcionamiento en tan sólo 45 minutos.

Mito #4

Los cobots son peligrosos

Con los robots tradicionales era imposible trabajar sin tener algunas preocupaciones relacionadas con la seguridad de los operadores. Sin embargo, esto ya quedó en el pasado. Dadas sus funciones de seguridad integradas, los cobots y las personas pueden trabajar en conjunto sin necesidad de instalar jaulas (previa evaluación). Hoy en día, muchos modelos disponibles cuentan con hasta 17 funciones de seguridad certificadas y cumplen con distintas normas de seguridad para una colaboración humano-robot sin obstáculos.

Mito #5

Los robots colaborativos son costosos

Hay algo de verdad en este mito: los robots pueden ser caros. Sin embargo, esto no es cierto para todos los robots. En cuanto a los cobots, los costos iniciales normalmente representan sólo el 20% del costo correspondiente a los robots tradicionales, con un período de recuperación de inversión de entre 6 y 8 meses. Los cobots son rentables y su instalación requiere una inversión mínima, dado que no necesitan cambios importantes en la infraestructura. Además, a diferencia de los robots tradicionales, pueden ser reasignados a diferentes funciones en la línea de producción y trabajan las 24 horas del día.

Como hemos visto, muchos de los mitos que giran alrededor de los robots colaborativos, tienen que ver con cuestiones de costo, mantenimiento, facilidad de uso y relación humano-robot. Es posible que en algún momento estas ideas hayan sido ciertas, pero las circunstancias han cambiado significativamente. Vale la pena recordar que la tecnología siempre se encuentra en constante cambio y desarrollo. Muchos de los obstáculos que pudieron presentarse con los robots tradicionales han sido superados y sin duda, su mejora continúa avanzando.

Más que un lujo innecesario, los robots colaborativos son una solución probada y efectiva para satisfacer las necesidades de mayor producción y reducción de errores que hoy presentan la reapertura y regreso de las industrias. Están diseñados para sacar adelante los proyectos de producción de empresas de distintos tamaños, por lo que la adquisición de este equipo, más que un gasto, representa una inversión bastante redituable.

El amplio catálogo de Hi-Tec Tools cuenta con todas las herramientas y accesorios para el tan esperado regreso de la industria. En él podrás encontrar robots colaborativos de la marca Universal Robots. A través de Hi-Tec Tools, podrás tener un fácil acceso a todos los beneficios de la automatización robótica avanzada, sin los costos adicionales asociados con los robots tradicionales.

#LaIndustriaEstádeRegreso